DE CAPACIDADES:CON EL DEDO APOYADO EN LA TIERRA

Fuente imagen:
mirkoilic.blogspot.com.es

Me volviste a admitir
asintiendo,
entre la multitud de opciones
y yo,
creí en la intermitencia
como posibilidad,
como la clave entre las
mallas del ultraje y
el sentido opuesto de lo diverso.

Volviste a asentir.
con el mentón discreto,
con el dedo apoyado en la tierra...
aprobando los hechos del grupo y
su clemencia.
Y devolviste el respiro
al aire,
a millones de kilómetros con
velocidad constante.







Fuente imagen:
baillat.c


Ahora toca recordarte
la cadencia de la pulcritud.
No ya ensombrecida
ni tampoco seleccionada...
sino trabada en la rueda del pasado.
Como si de un tramo descorchado del infinito
se tratase.
...
Asiente.
Claudica.
...

Sabes tan bien como yo,
que
llegó el momento de
asumir
quienes somos y
de lo que somos capaces.




Comparte:

1 comentarios

  1. Asumir lo que se es, vale, pero de lo que se es capaz, no lo acabo de ver.

    ResponderEliminar