1ª SESIÓN DE ENTRENAMIENTO. COACHING CONFIDENCIAL I





Sábado por la mañana. Las nueve. Hora de la cita a la que debía acudir. El edificio totalmente acristalado debía tener unos catorce o quince pisos. No el dio tiempo a contabilizarlo, los nervios no le dejaban pensar. Entró sin más. Ni rastro de personal en el espacio reservado a recepción. Dirigió la vista hacia delante y observó los ascensores. Siguió caminando. Pulsó el botón correspondiente. Al entrar volvió a pulsar el piso. El séptimo piso.
Fuente imagen:
wgsncolourarchive.tumblr.com
A la llegada, debería encontrar a alguien esperando para explicarles un poco qué iban a hacer, pero, nada más lejos de la realidad. Si bien toda la planta en forma de T, a primera vista, parecía desierta, las puertas de cada estancia permanecían entreabiertas. Solo al final del pasillo de la izquierda se veía luz. Pues allí será..., pensó.
Aquel lugar tenía apariencia de sala de reuniones. Ya sabéis. La típica sala acristalada  con una gran mesa ovalada en el centro para unas doce personas. Una mesa de roble macizo enorme. Parecía pulida para la ocasión. Ni un rasguño. Estaba preparada con ordenadores portátiles y dos proyectores iluminaban sus respectivas pantallas colocadas estratégicamente en medio de la mesa. 
A los cinco minutos escasos de tomar asiento, apareció una compañera de unidad. No se conocían demasiado, no tenían contacto puesto que él acababa de licenciarse y se estrenaba. Estrenaba puesto, ciudad y vida.

-¿Es tu primer curso?- preguntó  sin más.
-Sí. Estoy un poco desconcertado. Es obligatorio para los que pasaron las pruebas. ¿No?
-Sí, y además confidencial.
-Eso es lo que más me escama. ¿Por qué?
-No tengo ni idea. ¿Te has leído bien el acuerdo?
-Sí. Tanto misterio me pone nervioso.
-No sé... a mí no me preocupa demasiado. Otros compañeros me han hablado bien del curso, aunque no me han contado absolutamente nada. Y eso que he intentado sonsacarles...
-Sí para eso somos buenos-susurró sonriendo.

No les dio tiempo a presentarse. Debería haber sido lo lógico. La lógica allí parecía ausente.
Pasados unos minutos en los que permanecieron en silencio entró una señorita muy bien vestida, de cabello largo y oscuro. Atravesó la sala por delante de ellos y se colocó en un extremo de la mesa. Justo en el inicio del eje mayor de un óvalo imaginario.

-Buenos días a los dos.
-Buenos días- respondieron amablemente.
-Mi nombre es Sofía y voy a ser su...cómo decirlo...-expresó con una leve pausa- "coach" ¿No le dicen ahora así? Sí...-rió contestándose a sí misma- yo prefiero denominar a esto, entrenamiento. De ahí que seré, en realidad,  su entrenadora.
-Un momento, disculpe que la interrumpa- expresó dubitativo el "novato"- ¿No esperamos a nadie más? ¿Solo estaremos nosotros dos?
-Sí. En esta primera fase sí.

Comparte:

0 comentarios