SÍ MI COMANDANTE.EL RESULTADO DE LA WORKING MEMORY, LA GENÉTICA RENOVADA Y LA JUSTA TRANSFUSIÓN DE LUZ.



Fuente imagen:
70sscifiart.tumblr.com
Autor: Stefan Blaser
-Comandante, verá...existe la posibilidad de "manipular" a la población civil a través de la optogenética, bueno, en realidad a todos...
-Sí eso ya lo ha dicho. ¿Quiere explicarme de qué va todo eso de la opto...genética?
-Pues según me informan tiene que ver con los canales iónicos de nuestras neuronas. Al exponerlos a la luz de cierta forma, no sabría muy bien cómo explicarle, no soy ni óptico, ni genetista...-rió como si aquella relación literal fuese graciosa para su superior. 
Al observar la expresión facial del comandante y de todos sus compañeros de rango sentados a la mesa a la espera de aquella maldita traducción, su risa se cortó en seco.
La pregunta que esbozó su superior era el siguiente paso que precognoscitivamente el alférez intuyó sucedería tras su falta de seriedad en el asunto.

-¿Nos podemos dejar de gilipolleces, Ramírez?

La filóloga titulada no sabía si debía o no, traducir aquello. El Comandante lo intuyó y contestó rápidamente.

-No, no traduzca eso. 

-Sí, sí, perdón, perdón... ejem-carraspeó antes de continuar la explicación- Por lo que se ve, las neuronas tienen varias partes, una de ellas son los llamados canales iónicos, al menos así lo he entendido yo...La optogenética se encarga de excitarlos con la luz y provocan que se disparen... las neuronas...digo...su actividad, vaya... Este tipo de excitabilidad se puede conseguir con las pantalla retina de los dispositivos móviles de última generación, lo descubrieron hace bien poco. En breve sacarán al mercado las pantallas OLED. Por lo visto son mucho más exactas, pero claro...eso sería para guerras futuras...ahora llegamos tarde. Paradójico, je, je. ¿Se podría diseñar una guerra, aunque fuera mini...para probarlo? Estaría bien... 
El alférez Ramírez, volvía a divagar sin solución. Al menos esta vez, tenía relación con el tema que les ocupaba. 

Fuente imagen:
constancejacobson.com
-¡Ramírez, por favor!¿Usted cree que la traductora debe comunicar a la plana mayor aquí presente las tonterías que está diciendo?- vociferó.

La traductora simultánea se encontraba en estado de shock. Los compañeros de profesión ojipláticos a la espera de comprender algo y el comandante con los ojos fuera de sus órbitas, mordiéndose la lengua para no montarle a aquel idiota un consejo de guerra...¡por confabulador...!, pensó.

-Perdón, perdón, señor...No sé si ha escuchado o visto algún anuncio al respecto- expresó de golpe volviendo a introducirse en la información necesaria- Uno de los fabricantes con los que tiene usted la reunión para concretarle los detalles son pioneros en este tipo de nuevos materiales.
-Muy bien...entiendo...- pronunció mientras recapacitaba andando por la sala retomando la compostura. 

Fuente imagen:
theultralinx.com
Sus homólogos anhelaban impacientes la explicación, pero, al encontrarse fuera de servicio momentáneo, podía ganar tiempo y averiguar cómo realizar la siguiente pregunta al Alférez Ramírez sin que sus aliados allí presentes pudieran sospechar su falta de colaboración a  partir de ese punto. Ahora era la mente del comandante la que se disparaba, sin retina ni OLED que valiese. Se giró de un golpe hacia la traductora y le dijo:
-No traduzca lo que le voy a preguntar. Es una orden.
-¿y cómo lo hago señor?
-Invéntese algo. Dígales que le estoy informando sobre cuestiones técnicas, palabras que desconoce...que tardará un poco en encontrarlas. 
-y¿de lo que estamos hablando ahora? ¿Qué digo? Mi credibilidad al traducir quedará...
-¿¡Tengo que pensar yo en todo!?-interrumpió visiblemente molesto- Pues algo similar... ¡déle la vuelta!¡deje un poco de lado su prestigio como traductora! ¡Nos estamos jugando la guerra!

Se hizo el silencio en la sala. Unos pocos segundos después, la licenciatura en filología le sirvió para ser ella la que distorsionara la conversación. 

Comparte:

0 comentarios