UN POEMA PARA LA/EL NIÑA/O QUE NUNCA FUISTE

UN POEMA PARA LA/EL NIÑA/O QUE NUNCA FUISTE



Mis amigos se han ido
calle abajo.
Todos menos los patos y las patas
los pingüinos y los elefantes.

El resto cayeron junto a imanes descompensados
esos que atraían al hielo de
las neveras.

Los amigos han vuelto
a buscar a Homero y pasarle de largo
hasta llegar a los magos.

Los amigos
extraños seres de menor argucia escapista,
los diminutos expertos en el arte del dibujo a tiza
saben
seleccionar el color perfecto para
dibujar puntos de luz,
entro-mentir-nos en diálogos de estrellas fugaces,
llevarse a cebra-pegaso
a la galaxia más cercana posible
a otras cúspides que
puedan subir las montañas
las montañas que jamás podré bajar
para rescatarles.

Los amigos que vuelven
que sustentan
puntiagudas rocas deshechas
en la época del deshielo
volverán
para mostrarnos
la única luz del horizonte que contabiliza
para
las noches de hastío.



Fuente imagen: mariedesbons.canalblog.com




Comparte:

0 comentarios