DIÁLOGO DE ESQUIMALES

DIÁLOGO DE ESQUIMALES




 #ancla2

Han llegado dos esquimales pescadores-herreros profesionales al embarcadero de la finca. Después de anudar la barca con las cuerdas roídas por los meses en el mar, otean a través de los muros ennegrecidos por el paso del tiempo y la falta de cuidado. Pasado un tiempo prudencial, las ideas van llegando:

Fuente imagen: Facebook
Autor:Helen Keller
1.¿Tú sabes lo bien que me vendría el hierro para crear un ancla nueva?
2.¡Totalmente de acuerdo! ¿Te imaginas que estuviese abandonada? Seguro que está abandonada... este moho por todas partes..., el descuido del terreno...me hace sospechar que lo está.
1.Pero si estuviese abandonada...habría miles de aceitunas por el suelo, y la mesa y sillas roídas por el paso del tiempo sin que las cuiden... no sé... no sé... sigo pensando que no, que viven en ella, al menos en vacaciones.
2.Un momento...¿cómo sabes que tendrían que haber miles de aceitunas por el suelo?
1.Mira que eres cazurro, eso de ahí, ¿qué es?
2.Parece...un olivo...
1.Y ¿en qué momento se recoge esa clase de oliva?
2.Esto... no sé...¿Ahora?
1.¡Ah!...veo que no lo eres tanto, no al menos como pone en tu etiqueta trasera...
2.¿Qué etiqueta?
1.La que te has dejado en el abrigo después de ponértelo. Por cierto...¿dónde te has comprado esa chaqueta tan horrible?
2.En la tienda de Taorana...un momento...¿Qué me he dejado toda la travesía la etiqueta puesta y no me has dicho nada? 
1.Total para quienes te iban a ver...
2. ¡A mi no me gusta ir por ahí con las etiquetas colgando!- indignado, intenta contraatacar- Pues tú...pues tú...deberías fijarte mejor en las sillas y la mesa, porque también son de hierro.
1.Ya...pero las sillas y la mesa al menos sirven, tienen una utilidad pero ...la verja...la verja no sirve para nada.
2.Sí hombre...para que no te roben tus bienes más preciados.
1.Anda... anda... no digas tonterías- comenta dándole una colleja- Los bienes más preciados no están aquí, ¿qué no ves que no hay nadie?



Comparte:

0 comentarios