ARTES MARCIALES, ATAQUE-DEFENSA Y RAZONAMIENTOS CRÍTICOS. LA PATRULLA ORTOGRÁFICA IV


ARTES MARCIALES,  ATAQUE-DEFENSA  Y RAZONAMIENTOS CRÍTICOS. LA PATRULLA ORTOGRÁFICA IV

O de cómo se devuelve el ataque aprovechando el impulso del otro.



Fuente imagen: io9







Luis: Realmente es bueno. Las expresiones no las he visto en nadie antes. Tiene metáforas irreverentes, giros al absurdo ensordecedores…






Claudia: ¿En serio? Recuérdame ¿quienes de los aquí presentes tiene el encargo de corregir u opinar sobre le contenido?


Todos agacharon la cabeza, excepto Pistón.






Pistón: Yo puedo-sonrió-Si estoy aquí, afortunadamente es gracias a todos los que no se incluyen como académicos. Digo yo que algo podré decir al respecto. La masa, si algo tiene es, que  también puede juzgar y con ella viene más fuerte juicio, de entre todos. Vamos, digo…-expresó con cierta tirantez.







Jeremías: ¿Tenemos que opinar nosotros de si puedes opinar tú?- preguntó con un poco de mal genio. ¿Sería posible acabar una vez con el análisis?, se preguntaba para sí Jeremías- Me gustaría cenar en casa, no sé a vosotros.


No era necesario reconocer la mala relación entre Claudia y Pistón. Las evidencias están exentas de demostración.






Luis: Bueno, yo, después de la lectura, lo único en lo que puedo opinar, como ya sabéis- miró acuchillando con la mirada a Claudia- es acerca de la gramática y la sintaxis y de eso, no tengo nada más que decir. Correcto, correcto.



Claudia se levantó de su silla, molesta y con los brazos en jarra. Comenzó a dar vueltas alrededor de la mesa de caoba designada en el despacho de la central para realizar sus investigaciones ortográficas y con un tic específico estiró los brazos hacia arriba. Balbuceó algunos improperios que, por educación nos negamos a reproducir.







Pistón: Pero ¡tú de qué vas!-exclamó en respuesta aquellos insultos gratuitos. Agarró su tableta digital, buscó rápidamente algo en internet y se dirigió hacia ella con ánimo de ofender. Comenzó recitando de memoria:


-Raya. Uno. Signo de puntuación representado por un trazo horizontal de mayor longitud que el correspondiente al guión, con el cual no debe confundirse. Cuando se usan dos rayas (una de apertura y otra de cierre) para introducir un inciso dentro de un período más extenso, estas se escriben pegadas a la primera y a la última palabra del período que enmarcan, y separadas por un espacio de la palabra o signo que las precede o las sigue; pero si lo que sigue a la raya de cierre es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos.
Usos
Primer uso. Para encerrar aclaraciones o incisos…¿Sigo o ya has tenido bastante?- preguntó ante la mirada sorpresiva de Claudia.


Se hizo el silencio en la sala. Luis no podía dejar de sonreír. Pistón sabía muy bien lo que se hacía y se alegraba enormemente de que, el resto de la humanidad tuviese representación en aquella cacería impuesta por la academia.





Pistón: ¡A ver si te enteras ya! La corrección ortográfica no influye, en exceso, para la organización de un texto ni para su calidad. Para eso están los correctores ortográficos automáticos y las personas…ya me entendéis- dijo haciendo barrido visual, buscando aprobación del resto- Aquí se trata de ver qué crítica podemos hacer a un escritor emergente, si es que la merece. Criticar por criticar, es hacer trabajo absurdo. ¡No es una forma de justificar nuestro puesto! ¡Deja de fijarte en nimiedades intranscendentes que elevan tu trabajo a elevadas cotas de estupidez!  ¡Hala, ya lo he dicho!






Claudia: Sin ofender…





Jeremías: Vaya...interesante. Crees ser ofendida cuando todo este jaleo viene por tus breves y efusivos insultos hace escasamente- miró su reloj- ¿dos minutos?- La memoria de pez se extiende a pasos agigantados.







Claudia: ¿Alguien te ha pedido opinión?-le preguntó girando la cara para clavarle los ojos.








Jeremías:  No. Ya te he dicho lo que tenía que decirte. Sigue...hija...sigue así-soltó satisfecho.
Claramente en desventaja, Claudia...







Claudia: ¡Estáis todos de acuerdo! ¡Ilustres ignorantes!- exclamaba alzando la barbilla en clara postura de supuesta superioridad intelectual...








Pistón: Son tus formas... ¡Por Dios, no puedo con esta mujer!-exclamó mirando al cielo- tus formas Claudia, ¡a ver si te enteras!







Claudia: ¡Al diablo con las formas! No tengo que andarme con cortesías. Yo hago mi trabajo. La ortografía es lo importante. Si es necesaria una coma en un lugar determinado, hay que ponerla. De lo contrario el sentido de la frase...








Jeremías: En eso lleva razón-aceptó-. Cambia todo el significado del discurso si la colocas de forma errónea.







Luis: Y  si no…que se lo digan a abogados y jueces. Una coma puede ser decisiva en la interpretación jurídica.





Pistón: ¿Estamos todos en el mismo plano discursivo? ¡Claro que el lugar correcto es importante en una coma!, pero de ahí a discutir el acento o si detrás del guión de un diálogo se pone o no se pone un punto, pues, la verdad, va un mundo, ¡qué digo…una galaxia!





Claudia: Bueno, pues, ¡al libre albedrío cuarto y mitad! Que cada uno escriba como quiera y después, el lector que ponga los signos donde considere oportuno. ¡Mira, se me ha ocurrido!-vociferó cínicamente- Se los ponemos todos, lo signos digo,  en un saco virtual y que ejerza él, de corrector ortográfico. No hay nada más 2.0 que eso- acabó diciendo con un cinismo evidente-De ahí a la extinción de la academia y la torre de Babel, pues...media hora de camino…







Pistón: Vaya tozudez la tuya Claudia, terca como tú sola-se indignaba por momentos sacudiendo la cabeza- No es necesario exagerar, ¿no crees? El lenguaje evoluciona, sobre todo por el uso y las costumbres. Lo sabes ¿no?



Ante aquella breve pero acertada disertación de todos contra Claudia, no le quedó más que observarlos de soslayo con la ceja izquierda levantada y los labios apretados. El cuadro costumbrista de una niña a la que le han dicho que no, y varias veces.
Con todo, su postura de brazos cruzados daba a entender que el convencimiento no llegaba directamente. Necesitaba un "empujoncito" más, pero fue interrumpido por una serie de ruidos bucales que provenían de Luis.








Luis: Si para cada escritor que tiene faltas ortográficas vamos a tener que dedicarle tanto espacio reflexivo… creo que debería retirarme, no me pagan lo suficiente-esgrimía visiblemente molesto entre dientes.







Jeremías: Vaya,  en eso,creo que hablas por boca de todos, sí que estamos de acuerdo. ¿Empezamos?

Comparte:

0 comentarios