LA PATRULLA ORTOGRÁFICA II



LA PATRULLA ORTOGRÁFICA II

De cómo se puede ejercer la violencia

Este texto pertenece a la serie La patrulla ortográfica


En la reunión secreta, la patrulla ortográfica tiene una nueva misión asignada. Realizar un seguimiento a un escritor que tiene gran aceptación en redes sociales. Entregado su historial vital y profesional a cada uno de los integrantes de la PO perfectamente sintetizado y clasificado por colores y relevancia SEO, proceden a su lectura.
Claudia, como siempre, llega tarde a la reunión. Conoce a la perfección su poder. La ortografía, es el arma que más daño puede realizar y por lo tanto, las reuniones siempre giran torno a su potencialidad.
Ella, como buen genio, desarrolla sus extravagancias. Al menos, piensa que lo son. Para el resto de los integrantes, la normalidad en sus retrasos es ya, viejo conocido de sus manías. Pero le dejan hacer. Le dejan creerse "Diva"ortográfica. Todos merecemos una pizca de ridículo.






Claudia -¿Quién toca hoy?- pregunta sin siquiera seguir las normas protocolarias establecidas por la empresa para reuniones oficiales.

El resto de sus compañeros la mira mientras el portazo que la precede da la sensación de elogiar al golpe seco que provoca.






Claudia: ¿Qué no me habéis escuchado?¿Quién toca hoy?-pregunta sin mucho interés mientras despliega el dossier para ojearlo.







Pistón: Eusebio Santaeluladia de Los Juanes. Parece que el protocolo sí que te lo saltas y está permitido ¿no?




Pistón y Claudia no se llevan demasiado bien. La segunda, como ya habréis observado, cree estar por encima del bien y del mal.




Claudia: ¡Jesús! Con ese nombre no me extraña que lo hayan elegido. Y por cierto, yo me salto el protocolo porque puedo. Reléete a Tucídides... La violencia se ejerce, porque se puede. Pues eso.


La postura de Claudia es de desidia, aunque, por otro lado, sus compañeros no se extrañan de ello. Suele aparecer en las reuniones con pocas ganas de hacer nada. Al fin y al cabo, el análisis exhaustivo en busca de  ortografía errática es algo que mucha gente puede hacer. Aún así y pese a que ella es la mejor de todos los correctores del mercado, parece que su trabajo le aburre.






Jeremías: ¿Qué te ocurre? Ya sabías que hoy íbamos a lidiar con un autor nuevo.




Claudia: Lo sé, pero es que... ¡me tortura tanto el asunto! Siempre es lo mismo. La acentuación,   los signos de interrogación y exclamación anglosajones, no te ofendas- dijo dirigiéndole la mirada- pero es que es altamente soporífero y nada creativo, por cierto.









Jeremías: Siempre te pasa igual. Deberías dejar de hacerlo. Es simple. Cambia de oficio.




Claudia: ¿Bromeas? La búsqueda del error es lo insidioso, pero cuando encuentras...¡Ay cuándo encuentras esa falta de ortografía...! ¡Se abren las puertas del cielo! Poder recriminar a autores de reputado prestigio sus errores ortográficos...eso es...realmente lo divertido.






Pistón: Ya veo...lo que te divierte y te colma es decirle a los demás en qué están equivocados "oficialmente" y hacerles sentir el peso de la norma. 




Claudia: Eso es...pequeña...veo que lo has entendido a la primera. Al fin y al cabo...¿qué define a un buen autor? Su contenido es secundario...pero...la forma...¡La forma es lo más importante!







Pistón:Discrepo.






Luís: Era de esperar. Para eso estás aquí...¿no?-contesta con cierta repulsa el único miembro que todavía no ha intervenido. 










Comparte:

0 comentarios