YA ENCONTRÉ EL ORIGEN

YA ENCONTRÉ EL ORIGEN


El aire golpeó mi cara con tal fuerza
que colgué los guantes de mando.
Distribuí el momento más idóneo
entre
las más distinguidas personalidades
para otear el horizonte y,
encontré el origen.

Ese punto inicial que me negaste
para que el viaje lo hiciese a solas,
el silencio,
y no yo.

Porque es más que probable que supieses
que llegué al origen
y que fue superado el tiempo, el silencio y las palabras.

Ese conjunto, en ascenso como proporción directa,
ese átono discurso del que hablamos tantas veces sin nombrarlo...
o nombrándolo, con otros nombres... para no decir que,
ya salimos a nuestro encuentro.

El centro directo amplificado de la cuestión
no cierra las puertas a las respuestas sino que procrea, a borbotones,
con las semillas.
Porque esta vez, son las preguntas y no tú
las que localizaron
el punto exacto del origen.




Fuente imagen: tp.duke.wordpress.com
Autor: Barbara Kruger
Serie: 






Comparte:

0 comentarios